noticias,

LOCURA, AMOR Y MUERTE

noviembre 05, 2018 luis solis 0 Comments



En The Thinking Makes estamos de fiesta: desde Uruguay, tierra de Onetti, Ibarbourou, Galeano, Benedetti y Quiroga, nos ha llegado una lúcida y sorprendente colección de doce relatos titulada Cuentos de locura, amor y muerte (Libros ediciones Emancipate 2017), de Eduardo Abenia.


-¿Y de qué vive la gente...? ¿Cómo ganan dinero? ¿Qué hacen con todo el tiempo libre que les queda? ¿De verdad les gusta vivir así... una vida de ocio sin sentido? ("Abuelo Pedro", p. 89)

Son doce relatos que transitan por situaciones reales, emotivas, pasando por escenas sexuales muy al estilo del Marqués de Sade, hasta llegar a los límites de la ciencia ficción. En cualquiera de los casos y temáticas, el eje común podría ser ya no las ansias por entender este mundo tan variopinto, sino la resignación ante el estar aquí y ahora, aunque nada tenga sentido (ni deba tenerlo), ni siquiera la muerte.

Encontraron a la niña desangrada por la terrible herida, pero con su rostro extrañamente en paz, incluso con un atisbo de sonrisa, igual que su hermano. ("Triunfo", p. 16)
¿O a lo mejor es en la muerte donde todo adquiere sentido? Y podemos ir un poco más: ¿está en la muerte la auténtica libertad?

Mi Amo, los cuarenta y seis años que viví antes de conocerlos fueron solo un interminable y monótono transcurrir. Paradójicamente, ya muerta, gracias a usted y a Lilith, he descubierto cómo honrar la vida, disfrutando a pleno cada instante. ("Por siempre es mucho tiempo", p. 135)

Eduardo Abenia juega con esas interrogantes y otros límites que parecen chocar entre sí, formando maravillosas paradojas. Al fin y al cabo, ¿quién es dueño de la verdad? Y en este mundo tan alucinante como vomitivo, ¿quiénes son los cuerdos y quiénes los locos?

Sordo y ciego de nacimiento, aunque me he salvado de la esclavitud por razones tan obvias como tristes, poco más que escribir esto puedo. Encerrados juntos en el psiquiátrico, las manos de Charles me enseñaron a leer y escribir, y me transmitieron esta historia que ahora, luego de su muerte, intento divulgar, en busca de una liberación que tal vez ya nadie quiere. ("El cubo", p. 42)
Pero aquí no queremos dar pistas ni forzar al lector en una determinada -y no auténtica- ruta de lectura, cuando el libro de Eduardo Abenia es abundante en posibles interpretaciones (algo que solo un escritor en pleno estado de madurez mental puede ofrecer). Y lo que es mejor, le negaríamos al sesudo leyente el placer de sentarse a reflexionar sobre la locura, el amor y la muerte.

Desde The Thinking Makes agradecemos a Eduardo por hacernos llegar estos "ensayos vitales" con máscara de cuentos, y le animamos a continuar en el arte de la escritura, que lo hace de manera brillante. 



0 comentarios: