Antonia Portalo o las pequeñas cosas de la vida

agosto 07, 2018 luis solis 0 Comments



«En cada pintura impregno trocitos de mi alma.»
LLegó el verano y, con él, el calor y el terraceo. Pero para los que laboramos en The Thinking Makes, que llueva, truene o haga 40 grados es lo de menos cuando se trata de dar a conocer y difundir la cultura y el buen hacer de personas silenciosas, de aquellos artista que -sin bombos y platillos- van decorando este día a día con más inaudita belleza.

Aquí han quedado los testimonios y la sabiduría de maravillosas mujeres como Antonia Dávalos, artista de la vida cotidiana, Patricia Bermejo, escritora que nos descubre otra forma de ver el diario vivir, y Eva del Río, luchadora, poeta y cantante. Los invitamos a hacer un recorrido por nuestras distintas entrevistas y a que nos apoyen en nuestra labor de difusión cultural dando un "me gusta" a nuestro Facebook: thethinkingmakes/ y a seguirnos en Twitter: @thethinkingmake.

Antonia, Patricia y Eva o el arte de la mujer

Como ya es tradición en nosotros, en esta oportunidad deseamos presentarles a una artista sencilla, pero de un arte distinto, que nace desde lo humano para mostrarnos lo auténticamente humano. Porque Antonia Portalo es, sin duda alguna, una pintora capaz de mostrarnos que, en nuestra vida, las pequeñas cosas  -una sonrisa, el beso de una madre o una cena entre amigos- también cuentan.

«Mis obras están dirigidas a un público sencillo y sensible, a aquellos que disfrutan con las emociones más universales, a los que se dejan llevar y a aquellos que profundizan en el alma.»

Antonia Portalo nació en Higuera de la Serena, un pueblito de Badajoz de menos de mil habitantes, pero abundante en vegetación, de extensos campos y de naturaleza bendita. Un pueblo donde nadie vive aislado, sino en palpitante comunicación con el prójimo, con los vecinos y con la vida. Quizás esa visión conjunta, la observación y vivencia del todo han marcado el carácter íntimo y, al mismo tiempo, expresivo de las pinturas de Antonia. Claro, tampoco podían faltar las florecillas que decoraban sus juegos infantiles y sus carrerillas por los campos de la Higuera.

«Mi impulsividad y mi carácter me impiden recrearme en los detalles. Me interesa más la expresividad. Comienzo cada obra cargada de sentimiento; busco emocionar.»

Son esos pequeños detalles de los que están compuestos nuestros recuerdos y nuestros suspiros. El valor de lo cotidiano, de lo -en apariencia- insignificante, de las flores, del viento, de la arena del mar o de los domingos desayunando en familia. La obra de Antonia Portalo aspira a dar mayor visibilidad a esos humildes momentos que suelen ser todo en nuestra vida.

«Mi trabajo aporta  una visión nueva de la vida. Un punto de vista sensible y diferente que se centra en lo sencillo, en las pequeñas cosas, en ideas, emociones y sentimientos universales que trascienden  del lienzo para traspasar el alma.»

Y, claro, desde ese punto de observación, la Humanidad -en mayúsculas- se torna única y maravillosa. En la obra de Antonia Portalo, el varón y la mujer son valiosos en sí mismos y a causa del otro. Ambos son la representación de la vida y de la existencia. Pero ellos no están solos o flotando en el vacío: la naturaleza los envuelve. Al igual que los árboles y las flores de su niñez en Higuera de la Serena, la obra y el pensamiento de Antonia buscan la comunión espiritual de todos los seres que habitan este universo. Por eso su obra está llena de color y de curvas que se interceptan no para obstruirse, sino para prolongarse.


Ahí está la vida. Tras el lienzo en blanco, Antonia Portalo nos descubre que hay luz e ilusión, también sueño, esperanzas y alegrías. La artista crea toda una aventura entre lienzos, colores y formas. De ahí que sus pinturas sean intensas, sin entrar en el detalle hiperrealista o la denuncia social. Antonia Portalo ha sabido acercarnos a la magia del color.


«El inicio de cada obra siempre es un nuevo reto. El lienzo en blanco emociona y asusta. Es como lanzarse al vacío sin saber si el vuelo será suave y productivo o, en cambio, nos hará caer repentinamente sobre el suelo. Pero el artista necesita de esa “aventura” para entender el mundo.»


Desde The Thinking Makes, agradecemos el tiempo que Antonia Portalo ha dedicado en responder a nuestras preguntas y en mostrarnos su arte. Sabemos que, como profesora, sabrá trasmitir a sus alumnos los hallazgos personales sobre la pintura y su relación con la vida. Pero siempre, sus admiradores, le exigiremos más de su talento, porque necesitamos de más belleza y más cultura de la mano de una maravillosa mujer y exquisita artista.

Datos de interés

Antonia Portalo
Email
Facebook
Instagram
Issuu: 

0 comentarios: